martes, 7 de octubre de 2014

De vez en cuando

...sólo de vez en cuando me asaltaban las dudas y permitía que el miedo se me echara encima como una ola incontenible. La perdería y me vería privado de ella para siempre. Estaba empapado de sus sabores, sus olores, sus sonidos y sus texturas y, sin embargo, llegaría el día en que todas esas cosas me serían arrebatadas y me quedaría solo para siempre y sumido en la mayor de las tristezas. Pero ¿qué diablos podía yo hacer? ¿irme? Imposible. Ella es mi socorro y mi fuente de vida, y lo único que podía hacer era aferrarme a ella hasta que pordiera las fuerzas y me quedara flotando en el vasto y oscuro océano.

miércoles, 2 de abril de 2014

Veo, Vuelo y escucho

Hay veces que ese agónico estado llamado sueño se mezcla con el inevitable despertar. A este delirio se le llama duermevela, en el que es posible tomar de las riendas y redirigir esos sueños que otrora fueron placenteros, otrora agonizantes y conducirlos a lugares insospechados. Baste un trago de licor en ese preciso instante y ante mis ojos cerrados veo, vuelo, y escucho secretos jamás confesados: admiro la radiante belleza de tus senos desnudos mientras me ofreces tus angelicales gozos carnales; de oidas escucho terribles secretos compartidos por personajes ilustres de la ciencia y la historia; y escucho los maravillosos e inexplicables acordes de orquestas formadas por músicos muertos. Veo, vuelo y escucho. De repente paseo entre ruinas contemporáneas y entre figuras que cambian de forma, color e idioma, las ideas fluyen por mi confusa mente, y mientras más entiendo acerca de la vida, menos entiendo mis intensiones. Son esos momentos en que el significado de la vida se me ofrece fuera del filtro de la percepción y lo disfruto. Estos delirios placenteros hacen que todos los conceptos disímbolos que he aprendido, se unan en uno solo dándome la certeza que lo entiendo todo!. Al final descubro que, como un bebé, no entiendo nada y todas son palabras cuyo significado no entiendo: amor, odio, celos, angustia, desprecio, deseo, pasión, amistad, desesperación, soledad. Pero qué puedo decir sino: Veo, vuelo y escucho.

viernes, 15 de noviembre de 2013

La única constante es el cambio

Hace mucho que no actualizaba este triste blog pues no había pasado nada digno de contar... hasta ahora. Relaté que había entrado a trabajar a la oficina de la sensacional Susana Harp y ahora, poco más de un año de trabajo duro y grandes satisfacciones, tengo que decirle adiós. Factores poco favorables hicieron que mi labor con ella terminase inminentemente. Aunque la perspectiva de que quedar desempleado (otra vez) me aterra y me llena de incertidumbre, confío en encontrar algo pronto, pues días atrás comencé a llevar mi CV a varios lugares con la esperanza de poder colocarme. Sé que cuento con la recomendación de tan entrañable dama y señora, pero la temporada es difícil y seguramente encontraré algo empezando el 2014. La verdad no es tan malo, pues unas vacaciones no me caerían nada mal. Podré correr otra vez y bajar eso kilitos de más (:); sólo espero que mis magros ahorros puedan durar hasta que encuentre algo, ya que los gastos no se detienen. Lo bueno es que la navidad y los gastos que ella conlleva me son ajenos. Confío que mi experiencia sea de interés para las empresas a las que entregué mi CV. Veremos que pasa.

miércoles, 29 de febrero de 2012

Davy Jones

Hoy murió otro entrañable compañero de mi juventud. Juventud llena de sueños, pasiones, sinsabores y anhelos. Davy, entre otros, hizo que mi adolescencia y gran parte de mi crecimiento musical tomara forma y me hicieran el hombre que soy.

Te agradezco por todo lo que hiciste; tu bella música sirvió para alegrar mis noches solitarias en que las lágrimas fueron mi única compañía.

Gracias!

lunes, 27 de febrero de 2012

Leyes Gatunas

Ley de la inercia gatuna: Un gato en reposo seguirá en reposo hasta que sea movido por alguna fuerza exterior, algo así como el ruido de la apertura de una lata de comida para gatos.
Ley del movimiento gatuno: Un gato siempre se moverá el línea recta a no ser que tenga una muy buena razón para cambiar de dirección, como por ejemplo la apertura de una lata de comida para gatos.
Ley del magnetismo gatuno: Los abrigos, las americanas y los jerseys atraen el pelo de gato en proporción directa a la oscuridad de la pieza.
Ley de la termodinámica gatuna: El calor se transfiere de un cuerpo caliente a uno frío excepto en el caso del gato, en el que cualquier tipo de calor se transfiere al gato.
Ley de estiramiento gatuno: Un gato siempre se estirara en una longitud directamente proporcional a la duración de la siesta hecha.
Ley del dormimiento gatuno: Todo gato intentará dormir con humanos siempre que sea posible, y en una posición que sea lo más incomoda posible para estos.
Ley de la elongación gatuna: Un gato puede alargar su cuerpo lo suficiente para alcanzar cualquier sitio que contenga alguna cosa mínimamente interesante para él.
Ley de la aceleración gatuna: Un gato acelerará su velocidad constantemente hasta que le parezca bien y se pare.
Ley de servicio de mesa: El gato será servido de todas las cosas buenas que hay en la mesa a la hora de cualquier comida.
Ley de la configuración de las alfombritas: Ninguna alfombrita permanecerá en su estado plano natural demasiado tiempo.
Ley de la resistencia gatuna a la obediencia: La resistencia de un gato varia en proporción directa al deseo humano de que haga algo concreto.
Primera ley de la conservación de la energía: Dado que los gatos saben que la energía ni se crea ni se destruye, usan la menor cantidad de energía posible.
Segunda ley de la conservación de la energía: Los gatos saben asimismo que la energía sólo puede almacenarse haciendo muchas siestas.
Ley de la observación del refrigerador: Si un gato observa detenidamente un refrigerador durante tiempo suficiente, conseguirá que alguien venga y le de algo bueno de comer.
Ley de atracción de la manta eléctrica: Enchufando la manta eléctrica se conseguirá que el gato suba a la cama a la velocidad de la luz.
Ley de la búsqueda aleatoria de confort: Un gato siempre buscará, y normalmente encontrará, el lugar más confortable de una habitación dada.
Ley de la ocupación de la bolsa / caja: Toda caja o bolsa dejada en una habitación, será ocupada por un gato en el primer momento posible.
Ley del desconcierto gatuno: La irritación de un gato crece en proporción directa al desconcierto que le proporciona la risa humana.
Ley de consumo lácteo: Aunque este harto, un gato siempre podrá beber su peso en leche sólo para demostrarte que puede hacerlo.
Ley de las fundas: El deseo de un gato de arañar cualquier sofá es directamente proporcional a valor de este.